La cualidad divina.

En las últimas semanas me he convencido del poder que tienen las palabras. Sin importar que el máximo poder que pueda ser demostrado científicamente hasta ahora sea el que se ejerce sobre la mente reactiva.

Por tal motivo, no puedo hablar sobre los defectos personales de cada uno de mis semejantes. Eso no está en mi naturaleza. Puedo hablar y decir solo cosas acerca de su bondades y virtudes.

Image

Una cualidad personal que me fasína de la gente es que siempre estén dispuestos a ofrecer algo.

Me explico. Tengo unos grandes amigos. Y cuando alguno de ellos me invita a su casa a charlar un rato o cuando llego de pasada siempre tiene algo que ofrecerme. Yo le pido a Dios que les de mucho a ellos y que los bendiga. Y veo feliz mente que les da a manos llenas. Demás está decir que ellos son más ricos que yo, pues dar enriquece a aquel que lo hace.

El dar es algo divino supongo. Recién leí por ahí que un secreto para hacer dinero es gastarlo, darlo. Me encontré con un amigo, un contador de alguien que es muy adinerado y que es líder en una empresa para la que trabajé por varios años. Y el me lo confirmó. Me dijo que no hiciera caso a los rumores y me confesó lo mucho que este hombre ha dado a su comunidad –y yo doy fe de ello, lo he visto. Y lo único que yo no me había percatado era que eso hacía que su fortuna –no importa cuantos ladrones entraran a la empresa disfrazados de trabajadores, ni importaba cuantas multas por mala administración se llevara. Su fortuna seguía creciendo y creciendo.

Por eso es que amo esta cualidad personal, la de dar. Mi abuelita por ejemplo. La más grande maestra que conozco en el arte de dar. Siempre esta demostrándonos que a sus 70 años puede lograr cualquier meta que se propónga.

Mi madre, al parecer puede no tenner dinero. aunque yo sé que su dinero esta llegando ya. Pero cuando cocina lo hacen con tanta generosidad que alcansa para cualquier persona que llegue a la casa y siempre sobra.

Otro gran ejemplo para mí es mi hermana Alejandra. Siempre me había parecido tonto gastar el dinero de forma tan descuidada. Pero me doy cuenta que ahora ella gana más que yo y siempre ha tenido generosos empleos haciendo lo que a ella le gusta.

Yo no me quejo. Si bien mi abuelita me crió y me educó en el hermoso arte del Dar. Algunas cosas habían llegado a mi vida que me impedían ser lo que yo realmente soy: un “dador” innato. Simplemente puedo decir que alguien malvado me dijo: Oye, pero que estas haciendo, ya no des tanto que te vas a quedar sin nada.

Que tonto fui al hacerle caso. La única forma de quedarse sin nada es guardarse sus talentos –y su dinero– y no ofrecerlos al mundo. Esa es una forma garantizada para perderlo todo. Ya lo dijo Jesús. Ya lo han demostrado los hombres más despilfarradores que existen.

Por eso me gusta un poema de mi maestro favorito L. Ron Hubbard:

THE JOY OF CREATING

Force yourself to smile and you’ll soon stop frowning.Force yourself to laugh and you’ll soon find
something to laugh about.
Wax enthusiastic and you’ll very soon feel so.
A being causes his own feelings.
The greatest joy there is in life is creating.
Splurge on it!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s