Mi super rabieta.

Mis emociones han sido un problema desde la adolescencia. He tratado de dirigirlas a través de muchos métodos y afortunadamente lo he logrado. Recuerdo que alguna vez me volví loco de ira por una pequeñez. Algo insignificante.

No había recordado esta experiencia antes porque uno trata de alejarse de esos recuerdos traumáticos o en que la mente falló. Pero en fin. Ahora estoy tan feliz que recordar esto no me afecta. Solo lo recuerdo y me da risa. Creo que su carga emocional ha sido vaciada y puedo reexperimentar la vivencia sin problemas.

Aquí voy.

Serían tal vez los noventas. Vivía con mis abuelitos en una casita de madera en mi tierra natal. Tezonapa nunca ha sido la gran cosa y pues uno a esa edad no sabe mucho del mundo. Pero comenzó un vicio en mi vida. Un vicio que me ha seguido el resto de mis días y que jamás voy a dejar.

Soy un amante empedernido de la música. Pero en aquellos años llegó un momento en que no podía vivir sin ella. Cada fin de semana con mis domingos iba a ver qué nuevo cassette había salido para llegar y saborearlo en casa y juntarlo a mi colección creciente de sonidos que poco a poco iba acumulando.

No pensaba en otra cosa, me absorbia varias horas al día en mi música. Con la música creaba mis propias caricaturas, mis propias historias. Todo en mi mente e inspirado por estas canciones. Si alguna de estas creaciones me gustaba y me causaban más placer, simplemente volvía a experimentarlas una y otra vez. Conocí ahí la música electrónica y que existen varios géneros. Me volví fan de una discotec móvil que se llamaba — o se llama — Polymarchs.

Y de pronto. No se cómo. El aparato falló. Se descompuso y dejó de funcionar totalmente. Algo inexplicable. Le pedí a mi viejita que por favor me lo llevara a componer. En aquel entonces yo todavía no trabajaba y no tenía mi propio dinero. Así que ella, muy amablemente lo llevó a reparar.

Solo había un técnico en todo el pueblito. Entonces la acompañé a dejar la grabadora. Traté de sobrevivir aquel día sin nada de música. La televisión había pasado a segundo plano. Pues había encontrado una manera de crear mis propias visiones. Algo que la música evocaba pero que yo controlaba. La música era todo para mí. Como un drogadicto necesitaba más de lo mismo o no sería feliz.

El siguiente día llegó y ansioso y desesperado corrí con mi abuelita a hacer todas las actividades del día esperando que pronto estuviera ya lista mi grabadora par poderme entregar denuevo a los mismos placeres de siempre.

Para mi mala suerte, la grabadora todavía no quedaba. El radiotécnico se excusó diciendo que tenía mucho trabajo y que tenía que terminarlo primero. La situación se estaba saliendo de control. La ira que ya estaba despierta se hizo cada vez más intensa. Hasta que llegó el punto en que el control estaba lejos.

“¡Quiero mi grabadora y la quiero ya!” Ese fue mi grito de guerra. Pero el radiotécnico muy calmado le explicó a mi abuelita que tenía que ir por algunas refacciones a la ciudad más cercana para poder continuar con la reparación. Y yo me quedaría sin mi musica un día más.

En mi casa hice una rabieta tan horrible que yo mismo me avergüenzo de ella. Asoté todas mis posesiones. Estaba dispuesto a destruirlo todo. Y luego me salí de casa de mis abuelitos muy angustiado y triste y llorando y embravecido totalmente fuera de control.

No sé de donde saqué el dinero pero estaba en camino a la ciudad de Tehuacán en donde mi madre vivía. No sabía que iba a hacer, no sabía que coño iba a pasar no había tenido comunicacion con mi madre en los últimos veinte días o algo así y así que me dirigí al lugar donde ella había vivido y que yo recordaba. Cuando llegué me dijeron: “hijo tu mamá ya no vive aquí, se mudó a una vecindad de esta calle pero más adelante.” Me terminaron de dar indicaciones y finalmente llegué a su casa.

Comencé a trabajar en alguna maquila de por ahí. Y en menos de lo que canta un gallo estaba de vuelta disfrutando de un aparato de audio de alta calidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s